DECÁLOGO DE CONSEJOS PARA TENER UN STAND ATRACTIVO


Participar como expositor en una feria, mercado o evento es una buena manera de promocionar y dar a conocer tus productos además de tomar contacto con tu público objetivo. Pero, si queremos que esta estrategia comercial tenga éxito, tenemos que tener en cuenta una serie de aspectos. No es todo tan sencillo como llegar, montar el puesto y esperar que los clientes se acerquen. A continuación, te mostramos un decálogo de consejos para montar un stand que funcione:


1. ¿Cuál es tu objetivo?


Conviene que tengas claro cuál es el objetivo que persigues: Dar a conocer tu marca, vender un producto o servicio, promocionar el uso de un tipo de artículo, alcanzar cooperación o sinergias con otras empresas… Sea cual sea el objetivo, debes centrar tus esfuerzos en ello.


2. Ubicación


El espacio en el que se localiza tu stand dentro de la feria es un aspecto a tener en cuenta. Las zonas que suelen tener más afluencia de público son las cercanas a la entrada principal o el pasillo central. Si el evento tiene un área de bar esta también puede ser una zona de alta concurrencia. En cualquier caso, no te preocupes si no puedes escoger el sitio que te gustaría, las ferias están diseñadas para que el público las recorra en su totalidad.



3. El producto


Ten presente que un stand es un espacio limitado que no puedes recargar en exceso para no generar sensación de agobio o caos. Es importante que elijas muy bien qué productos quieres mostrar. Si al visitante le gusta lo que ofreces siempre tienes la opción de que te siga conociendo remitiéndole a tu tienda online o tienda física. En función de tus previsiones de venta deberás determinar qué cantidad de producto llevar a la feria.




4. Distribución de productos


Precisamente, como contamos con un espacio limitado, debes hacer una selección de lo mejor de tus productos y preséntalos como un auténtico tesoro. En función de las características físicas del stand podrás colocar tu mercancía en un mostrador frontal, en estanterías o expositores, convertir tu stand en un espacio abierto para que los visitantes entren, etcétera. Recuerda que la prioridad siempre será que sea visible y accesible por los visitantes, mejor simple y visual que muy complejo. Es aconsejable que los productos estén disponibles para el visitante, que pueda tocar y evaluar. Sitúa en primer lugar tus novedades y productos con más valor y deja para la segunda fila otros productos más habituales. Pero eso sí, todo siempre ordenado.


5. Decoración


Es uno de los aspectos más importantes de un stand, ya que de él dependerá en gran medida su atractivo y, por tanto, su éxito en una feria. La decoración define la filosofía y la personalidad de tu marca, es tu carta de presentación. Es fundamental colocar un buen cartel o lona con tu logo y marca para que todo el mundo, desde cierta distancia, pueda saber quién eres y qué ofreces. Procura que toda la decoración siga una misma línea estética: moderna, minimalista, vintage, rústica, industrial, urbana....


6. Material publicitario


No te olvides de los folletos y las tarjetas. Lo importante en una feria no es solo lo que vendes allí mismo, sino las ventas en tu negocio y las “ventas virtuales” que puedes conseguir estableciendo contacto directo con el público. Ofréceles tu tarjeta o tu folleto para que se lleven a casa un recordatorio de tu producto. Así darás a conocer tu marca y podrás rentabilizar tu participación con el stand más allá de los días que dure el evento.


7. Mira tu stand desde fuera


Una vez que el esté listo, observa el stand desde el punto de vista del visitante. ¿Se ven los letreros con claridad desde distintas direcciones? ¿Es un stand atractivo a los ojos del público? ¿Hay algún elemento que pueda distraer? ¿Si fueras un visitante, te acercarías?


8. Sé activo


El visitante no solo se fija en el producto, también se fija en la persona al cargo. No estés de brazos cruzados, haz cosas. No es bueno transmitir una imagen de aburrimiento la cual ayuda poco a lograr ventas. Sé dinámico y proactivo, sin llegar a ser pesado, invita al cliente a conocer tu producto, enséñales cómo utilizarlo, cuéntale curiosidades, conversa con él, descubre qué le interesa y qué le puedes ofrecer.


9. Disfruta la feria


Las ferias suelen durar varios días y es aconsejable que cada marca lleve al menos dos responsables para ir rotando. Sal del stand, visita el resto de espacios, participa en los talleres, haz contactos… Ser partícipe de la feria te ayudará a entender cómo funciona, qué les interesa a los visitantes y cómo ir modificando tu stand para conseguir un mayor número de ventas.


10. Evaluación de resultados:


Una vez finalizada la feria, rescatamos de nuevo el objetivo inicial que tuvimos que decidir en el primer punto. Ahora es el momento de evaluar los resultados en números: Cuánto has vendido, si está dentro de tus expectativas o no, cuántas tarjetas has repartido o cuántos contactos has hecho.


Siguiendo estos diez consejos paso a paso conseguirás que tu stand esté preparado para atender a todos los visitantes de la feria y conseguir tus objetivos.




Para más información ponte en contacto con nosotros en hola@menesteocomunicacion.com




#decoración #stand #feria #productos #distribución #decálogo #organizacióndeeventos #montartupropiostand #organizarstand