Comunica en tu cena de Navidad

23/12/2015

 

Llega noviembre y empieza en tu cabeza a rondar un pensamiento, todos sabemos cuál es. La cena de Navidad. Pensamos una y otra vez quienes vendrá este año a cenar, si vendrán niños o no, en que casa lo vamos a celebrar y lo más importante qué vamos a comer.

 

Lo primero que queremos es que todo quede bien para que no se hable mal de la cena. Esto es fundamental pero no es lo único en lo que tenemos que prestar atención. Existen muchos detalles, pequeños detalles que no prestamos atención porque lo tenemos asimilados.

 

En lo primero que debemos atender a la hora de organizar nuestra cena de navidad es el lugar donde la vamos a hacer. Tenemos que tener en cuenta los invitados que van  y el espacio que necesitamos para ubicarlos. En ocasiones hemos oído como se dice que no había espacio suficiente y se han tenido que cenar en dos veces o "tandas". Esto puede llegar a ser muy común si no disponemos del lugar idóneo.

 

Si añadimos al lugar una música de fondo para acompañar el momento esto vendrá fenomenal para relajar a los invitados.

 

Cuando te invitan a una cena, lo primero que haces antes de ocupar tu lugar es preguntar dónde te sientas. Pues bien, ya no hará falta preguntarlo porque sabrás donde irás solo con saber los invitados que hay. En el primer lugar, en las cabeceras de las mesas irán los anfitriones o las personas de mayor edad, como son los abuelos. Si el anfitrión se coloca en esa cabecera, los abuelos irán a la derecha e izquierda de este.

 

Los niños estarán sentado,  al menos,  a lado de uno de sus padres, así estarán controlado. Y en cuanto a los adultos sin niños, estos podrán ir en cualquier otra parte de la mesa, estando la preferencia en si la compañía de al lado le gusta más o menos.

 

La mesa, esa gran fascinación de todos. Porque todos saben cómo poner los cubiertos, pero nadie estudió para eso. Cada uno, tal como llegan, van colocando los cubiertos, platos, copas en el lugar que al él o ella le parece mejor. Para que nadie te diga si está mejor o peor , hay que seguir los consejos de la imagen donde lo primordial es saber cuál va a ser los platos a servir. De esta manera el orden que establezcamos estos.

 

Las copas también tienen su posición dentro de la mesa, aunque puede variar si lo ve recomendable. El orden a seguir es copa de agua, de vino tinto, de vino blanco y de cava.

 

El pan no irá en un cesto en el medio de la mesa, debe de ir en un plato individual que colocaremos en el lado izquierdo a la altura de las copas.

 

¿Cuándo te sientas en la mesa no sabes dónde poner la copa porque todo está  ocupado por algún adorno? Pues sobrecargar la mesa no es bueno, esto crea incomodidad puesto que no sabe dónde va a colocar las cosas. Debe ser sencilla y elegante a la vez.

 

Toda esta información está muy bien, pero todo lo que empieza debe acabar y ahora toca el momento de comunicar a través de los cubiertos. ¿Cuántas veces hemos debatido con los amigos y la familia la posición de los cubierto cuando acabamos un plato? Pues bien, cada posición tiene su significa y nos da a entender la siguiente acción.

 

De esta forma hay que estar atento no solo a la comida, puesto que es la base del evento, sino a aquellos detalles que parecen cotidianos pero que tienen su forma de ser. Por esta razón, comunica con tu mesa de Navidad.

 

Y si has terminado la cena ya solo queda que disfrutes del resto de la velada junto a los amigos y familiares. Y recordad, si conduces no bebas.

 

Bon Appétit.

Please reload

menester imagen y comunicación

 

  Madrid

hola@menesteocomunicacion.com

Tel.  652 623 310

  • icono-facebook-peq.gif
  • icono-twitter-peq.gif
  • icono-youtube-peq.gif